Los jóvenes como sujetos políticos – nota de opinión-

Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento”.
Mario Benedetti

En estos días nos han sorprendido declaraciones de la actual Ministra de Educación de  Santa Fe, Leticia Mengarelli y de su antecesora hoy Diputada Nacional Elida Rasino.
Ambas plantearon por los medios de comunicación “el supuesto desembarco de La Cámpora en las escuelas secundarias”, luego se aclaró que este hecho nunca había sucedido.
Sorprenden algunas posiciones sobre la participación de los jóvenes, viniendo de un partido político cuyos principales dirigentes surgieron del movimiento estudiantil  universitario,  y  hoy ocupan importantes cargos políticos como ministros, diputados, o concejales.
Sorprende también de un gobierno de formó Secretarías de la Juventud y que impulsó la creación del “Gabinete Joven”, posibilitando que hoy muchos de ellos ocupen cargos en  los ministerios del Gobierno en Santa Fe.

Dice textual el portal del Gobierno de Santa Fe: “El Gabinete joven es un dispositivo totalmente novedoso para la provincia y el país. Es la primera vez que un gobierno invita a los jóvenes a sumarse a la tarea de conformar un proyecto político e institucional, recuperando la perspectiva joven y sus potencialidades para el desarrollo de la provincia “
Cuando debatimos sobre  la participación política de los jóvenes no podemos sino repensar la militancia juvenil en los 60 y  en los 70 con la Juventud Peronista, o en los 80 con los jóvenes de la Franja Morado o de la Coordinadora Radical en el comienzo de la democracia durante la presidencia de Raúl Alfonsín.
Si uno busca en los medios de cada época el discurso político de algunos sectores de la derecha es muy parecido.
Culpados por todos los temas, pero principalmente acusados de un delito que los grupos de poder concentrado no soportaron en los 70, ni  en la primavera alfonsinista y no soportan hoy: ser jóvenes, ocupar espacios de poder y militar políticamente para transformar la realidad.
Quisiera dejar claro que en Santa Fe, no hay una sola escuela donde los hechos a los que hacen alusión la Ministra Mengarelli, y la ex ministra Rasino, sucedieron.
Solo se suman al eco de algunos medios, que no debaten acerca de la participación juvenil, ni de la profundización de la democracia, sino que forman parte de una peligrosa cruzada que intenta estigmatizar a los jóvenes, y desalentar la participación social, cultural o política.
Pálido reflejo, de la andanada de títulos en los poderosos medios nacionales, y del nefasto 0800-DENUNCIE, del ministro de Educación de Macri, que ve un peligro en un libro maravilloso como “ El Eternauta “ de Héctor Germán Oesterheld.
En nuestro país estigmatizar a la juventud tiene resonancias profundamente reaccionarias.  Jóvenes fueron la mayoría de los desaparecidos y asesinados por la dictadura militar.
Jóvenes eran muchos de los que en la democracia, lucharon por MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.
Jóvenes eran los compañeros de la FUA, y de los centros de Estudiantes Secundarios con los que luchamos contra el recorte en  Educación en los 90.
Jóvenes son los compañeros de HIJOS que surgieron a la lucha por los derechos humanos, sumando a un colectivo que no se encontraba representado por los partidos políticos.
Jóvenes fueron los asesinados en las jornadas del 19 y 20 de diciembre en todo el país, y en esta provincia como el Pocho Lepratti y Graciela Acosta.
Jóvenes eran Kosteki y Santillán que cayeron asesinados cuando marchaban con las organizaciones barriales de desocupados contra el hambre y la miseria  en el 2002.
Joven era Mariano Ferreyra que cayó por luchar contra la flexibilización laboral.
Jóvenes son hoy los que no se rinden, los que pelean contra la injusticia, que debaten, que tienen distintas posiciones, que enriquecen la democracia y la participación.
Jóvenes de los barrios, de las fábricas, de las Escuelas Secundarias, de las Universidades.
Jóvenes Secundarios y Universitarios, son los hoy luchan en las calles en Chile, exigiendo junto a los docentes Educación Pública y gratuita a cargo del Estado.
Jóvenes de la CTA y de diversas organizaciones sociales, sindicales y políticas, junto a los que luchamos hoy por la Ley de Centros de Estudiantes, que ha sido sistemáticamente negada en la Legislatura Provincial, y ninguneada por la Ministra de Educación que los homologa a las ruedas de convivencia.
No se pueden sostener dobles discursos, cada una de las iniciativas llevadas adelante expresa una concepción del Estado, de la Educación, del pasado, del presente, y del futuro.
La dirigencia política , social e intelectual tiene hoy una gran responsabilidad, y es impedir que los discursos autoritarios, vuelvan a tener cabida en la sociedad, es no permitir que nuevamente los jóvenes sean culpados y acusados por el “delito de defender sus ideales”.
Como dirigente sindical, como militante social y como madre de dos jóvenes tengo la alegría de compartir esta etapa histórica, después de la larga noche que azotó nuestra patria y América Latina.
Tengo la alegría de saber que viven en un país mejor, imperfecto, lleno de debates, de conflictos, de tensiones, pero infinitamentes más democrático y esperanzador.

Sonia Alesso
Secretaria General
AMSAFE
_____________________________________________________________________________________________